miércoles, 21 de marzo de 2012

Máster en llevar la contraria


9 comentarios:

  1. Hola! Interesante opinión.
    Yo, como traductora principiante (apenas 6 años haciendolo y aun me considero así) tiendo a dejarme influenciar por la forma del texto origen.
    Principalmente, por el miedo a desviarme tanto que termine dando una idea que no sea equivalente.
    Como bien dices, el llevar la contraria sería todo un arte, sobre todo cuando esta "contraria" al fin y al cabo debe expresar la misma idea que el original.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Daniela:

      Muchas gracias por compartir tu experiencia. Entiendo lo que dices, pues yo aún solo estoy en segundo de carrera y recuerdo cómo gran parte de los errores del último examen de traducción eran calcos del texto original.
      Tendremos que ir perdiendo el miedo, ¿no?

      ¡Un saludo! :)

      Eliminar
  2. Hola:
    Llevar la contraria ess mi deporte favorito :p. Pero no de forma sistemática, oiga, tiene que haber alguna justificación. Jejeje
    Hombre, más que en llevar la contraria yo diría que hace falta un máster en sentido critico. Que vuene a ser más o menos lo mismo pero queda bien en el CV.
    Yo prefiero alejarme lo máximo posible del original (y remarco "posible"). Si el texto está demasiado calcado, al final se parece más a una traducción inversa. Pero reconozco que es difícil encontrar el equilibrio entre el calco y una nueva versión del texto que nada o poco tiene que ver con el original.
    Un saludo,
    Beatriz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Beatriz:
      Me gusta tu propuesta de máster, jejeje. Ahora un poco más en serio, lo cierto es que sería oportuno que alguna de las horas de traducción se enfocaran a tratar de encontrar ese difícil equilibrio que mencionas.

      Un saludo y gracias por tus palabras :)

      Eliminar
  3. P.D.: perdón por las erratas. Tengo un teclado pequeño, pequeño. :-/

    ResponderEliminar
  4. Acabé siendo traductora por llevarle la contraria a mi padre que quería que estudiara Derecho (es un buen comienzo):D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que es un buen comienzo, y por lo que he visto en la ojeada que le he dado a tu blog, al final también habrá estado satisfecho (a lo de traductora jurada me refiero).

      Un saludo :)

      Eliminar
  5. Hola Sandra:
    Recuerdo que ya desde muy pequeña mi madre solía decirme "siempre llevando la contraria". Bueno, yo creo que llevar la contraria es innato en el traductor. Pero hace ya unos días me está dando vueltas en la cabeza un tema -sobre el que quiero sentarme a escribir si el tiempo me lo permite- y es que cuanto más tiempo pasa más me convenzo de que la conditio sine qua non para ser traductores es el buen uso del sentido común (o como se dice habitualmente, el menos común de los sentidos).
    ¿Qué piensas? ¿Llevar la contraria y tener sentido común pueden complementarse? Yo creo que muchas veces son una parte del otro, no es cuestión de ir por la vida llevando la contraria porque sí.
    Un abrazo
    Gabi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Gabi:
      Estoy de acuerdo con tus palabras. Con llevar la contraria me quise referir a hacerlo de forma argumentada, no por mero inconformismo.
      Muchas gracias por compartir tu experiencia y a seguir haciendo buen uso del sentido común.
      Un abrazo de vuelta :)

      Eliminar