domingo, 19 de junio de 2011

El examen que casi no hago

Ayer tuve el último examen antes de vacaciones (¡¡por fin!!) y a poco estuve de no hacerlo. ¿Razón? Muy simple... me olvidé el DNI en casa.

Pero empecemos desde el principio.

Ayer sábado, a las 9 de la mañana, estaba programado que hiciera la segunda parte del examen de Valenciano que acredita el grado superior (C2). Como estaba nerviosa e iba con tiempo, decidí irme andando.  
Primer problema, bajo de casa y cuando voy a encender el iPod, este estaba sin batería ("mal empezamos", recuerdo que pensé).
Llegué a la Universidad Politécnica (lugar del examen) y me puse a hablar con una chica que conocía sobre cómo nos había ido el del día anterior. Poco antes de las 9, decidí ir a buscar mi aula para estar preparada para cuándo empezaran a llamar.
La gente estaba sacando su DNI y abrí mi cartera para sacar el mío. Segundo (y gran) problema... en cuanto vi el departamento del DNI vacío vino a mi cabeza la imagen de dónde se había quedado el carnet (en la mochila que había llevado al examen el día anterior, ya que en este otro examen también me lo pidieron para entrar).
Alterada del todo, llamé a mi madre por el móvil para pedirle que me lo trajera (le indiqué dónde estaba el DNI y dónde estaba yo). Mientras tanto, comenzaron a pasar lista y cuando llegaron a mí, les dije que estaba allí, pero que mi carnet no (enseñándoles al mismo tiempo el carnet de la biblioteca, el de la universidad y todo lo que tenía a mano... es decir, todos menos el que necesitaba). Me dijeron que fuera a incidencias para ver qué podía hacer.
Ya creyendo que no podría hacer el examen y que me tocaría repetirlo en noviembre, fui a dónde me habían mandado. Allí había otra chica con el mismo problema y algunas otras personas a las que les habían pasado otras cosas. Entonces, cuando llegó mi turno, me dijeron que me tranquilizara, porque ya que mi madre me lo iba a traer, no pasaba nada... había otra aula donde el examen empezaba más tarde para los que habíamos tenido problemas.
En ese momento vi a mi madre y me lancé sobre ella como una loca (a gritos, vamos). Le agradecí mil veces que estuviera allí y le cogí el DNI. Me dirigí al aula que me habían dicho, pero me llamaron desde incidencias para decirme que antes me tenían que hacer un papel como que estaba todo en regla (yo ya no sabía ni lo que hacía).
Cuando ya estuvo todo en orden, fui al aula a esperar y me puse a hablar con la chica a la que le había pasado lo mismo. Así hasta las 9 y media, hora del examen "especial".

El examen me salió bastante bien y, por primera vez en mi vida, hice el oral súper tranquila (mi cuerpo había sufrido tantos nervios que ya los había abandonado). Justo cuando acabé el borrador de la redacción se me acabó el bolígrafo, pero... llevaba 2 más (suelo llevar varios de repuesto, que no sería la primera vez que durante un examen se me acaba más de uno).

Tras el examen puedo decir que... ¡¡¡ESTOY DE VACACIONES!!!
En realidad podría contar muchas más cosas previas a este día, pero me limitaré a mostrar mi alegría por el 9,5 de francés y por haber acabado el interminable trabajo de TIC ("Informática").

C'est tout!

Ahora me voy a seguir disfrutando de la relectura de Harry Potter.

¡Besos para todos!

P.D.: En la anterior entrada nombraba que había hecho un examen pésimo que creía me llevaría a septiembre. Me equivoqué y aprobé. Con un 5, sí, pero aprobé (pensé en pedir repetirlo, pero al final no lo haré).

domingo, 12 de junio de 2011

Pese a todo sigo viva

Cada vez actualizo menos, me muestro más apática y trato de esconder más cosas. Solo a veces, otras hablo más de la cuenta... Está visto que nunca seré capaz de tener un término medio.
Pero bueno, dejándome de introducciones varias, voy a tratar de ordenar un poco mis ideas en relación a lo que me ha pasado en estos últimos días.

Creo que comenzaré por lo mismo que la otra vez: la beca a Francia. Definitivamente me voy del 3 al 23 de julio, ya está todo confirmado y pagado. Me da bastante miedo ir a París sin conocer a nadie, pero quiero visitar la ciudad de mis sueños de una forma que la otra vez que fui no me fue posible.

He acabado los exámenes de la universidad (no todos, aún me quedan tres y, además, un trabajo para la uni) y estoy casi segura de que el día 7 de septiembre me voy a encontrar con dos bonitas recuperaciones, porque el miércoles hice el mayor desastre de mi vida. Lo peor es que fue mi culpa, porque me confié demasiado y apenas estudié (porque más allá de que las preguntas fueran un asco, tendría que haberlas sabido). En lugar de eso, soñé despierta más de la cuenta y me distraje con todas las moscas habidas y por haber.

Llevo un cacao mental importante. No estoy muy segura de tener claros mis sentimientos (vale, estoy mintiendo) y acabo por estallar en momentos de debilidad. Porque sí, en la post-cena de clase acabé soltando bastante de lo que llevaba dentro... y no solo respecto al "tema", sino también a la ira que una persona provoca en mí.

Continuaría, pero creo que me voy a exceder en lo que querría contar en este blog... Solo un último apunte, gracias por estas dos noches.

Un saludo a todos :)

lunes, 6 de junio de 2011

Algo nuevo en el horizonte

Me he dado cuenta de que no he contado nada de lo que me ha pasado últimamente. En fin, supongo que temo hacerme repetitiva, pero como es mi blog y quiero tenerlo de recuerdo... allá va:

1. Me han dado la beca del MEC para irme a Francia. El problema está en que el jueves fui a contratar un viaje y aún no me lo han confirmado. ¡Cómo me gusta la burocracia! [ironia ON]

2. He sobrevivido a la peor semana de exámenes de mi vida. Quizá suene exagerado, pero es así como lo he sentido. Jamás había sufrido tantos nervios juntos y prueba de eso fue el examen del viernes, en el cual estaba tan cansada y saturada que terminé por romper a llorar en mitad del examen. Nada grave, solo acumulación de nervios.

3. He pasado la primera parte del Superior de Valenciano. Esto va unido a lo anterior, pero quería dedicarle un punto a parte. El sábado me presenté a las pruebas para sacarme el C2 de valenciano (también podría llamarlo catalán, pero es la costumbre). Y, bueno, este mediodía he comprobado las respuestas, y aprobado está.

4. Tengo 7 seguidores. En realidad esto es gracias a vosotros, los que me leéis, pero me hacía ilusión nombraros. Gracias por hacer posible que día a día esto se mantenga vivo. Además, he querido destacar que seais 7 porque me gusta ese número (siempre después del 2, mi favorito).

5. Nadal ganó el Roland Garrós. Otra cosa que no depende de mí, pero que me alegra. Porque, aunque no lo suelo decir, me gusta el tenis y el partido de ayer, pese a que no lo vi entero, me encantó. Mucho más que el fútbol, porque este último deporte lo veo taaan comercial y tan comprado que me aburre (en cambio, disfruto viendo un partido entre amigos).

6. Etc. Podría añadir muchas más cosas, pero ni corresponde que las ponga aquí, ni tengo ganas de hacerlo (pedazo tontería).

Creo que lo quería comentar no lo he olvidado. Si no, editaré entrada.

P.D.: ¡Qué ganas de que llegue el viernes!

jueves, 2 de junio de 2011

Anónimo

Hace ya algún tiempo, en uno de mis blogs (no recuerdo cuál y no lo he buscado mucho) me comentó una persona como "Anónimo" cuyas palabras me provocaron algo cercano al miedo: me sentía observada, me conocían. Con el paso de los meses lo olvidé y no volví a pensar en ello.

Hace no mucho -y este es el motivo de la entrada-, en este mismo blog me volvió a pasar parecido, pero esta vez le he dado más importancia. ¿Por qué? Pues supongo que porque he vuelto a tener la sensación de que me conocen demasiado bien y eso me intimida mucho. Sí, lo reconozco, no me gusta demasiado que me lea quien me conoce en persona... Mmm, esto voy a matizarlo:
No me gusta que lean ciertas entradas del otro blog quienes saben por qué (y, bueno... por quién) las escribí. Me da muchísima vergüenza, me siento desnuda ante los ojos del lector.

Es por esa misma razón por la que cerré mi blog personal e incluso le cambié el nombre al sitio (para romper enlaces). No soportaba la idea de que alguien conocido leyera cosas tan íntimas de mí (aunque sé que me lo habría buscado por ponerlo en "público"). Por eso también no suelo poner al alcance de la gente conocida los links a mis blogs (salvemos este por ser más "objetivo" a excepción de esta entrada).

No sé si tú, Anónimo, estarás leyendo esta entrada. Es para ti. Me tienes intrigada, perpleja y atemorizada al mismo tiempo. ¿Cuánto me conoces? ¿Qué sabes de mí?
No me gustan los enigmas, me hacen sentir muy desprotegida... lo siento, soy muy niña aún y tengo miles de debilidades (que no enumeraré porque no las sé todas ni yo).
Te voy a pedir un favor, no sé si querrás o no hacerlo, pero necesito intentarlo... ¿me dirías quién eres? Ya no por aquí, si no quieres, por cualquier otro medio (supongo que sabes cómo contactar conmigo si te apetece).
Muchísimas gracias.

Un saludo.

P.D.: Tendría que estar estudiando, lo sé, pero tengo demasiadas cosas en la cabeza y esta situación estaba tomando cada vez más protagonismo. Lo siento por quien se haya aburrido o encuentre tonta esta entrada, soy así.