domingo, 27 de noviembre de 2011

Amaral en concierto

Por una vez, y no creo que sirva de precedente, voy a alejarme completamente de la temática del blog para relatar algo que me ha ilusionado mucho durante estos días: el Desconcierto Verti de Los Coronas y Amaral que tuvo lugar el 24 de noviembre en la sala La 3 de Valencia.

Si hay un grupo de música del que puedo llamarme fan, del que soy capaz de reconocer cada una de las canciones con solo escuchar los primeros acordes, del que me sé las letras de todos los discos (algo muy extraño en mí, pues soy incapaz de aprendérmelas por lo general)... ese es Amaral.
Hace muchos años que escuché por primera vez su música, y con cada canción nueva que llegaba a mis oídos aumentaban mis ganas de ver a este dúo en directo. Sobre todo desde que publicaron Gato Negro - Dragón Rojo empecé a buscar seriamente la manera de hacer este sueño posible y llevo desde principios de 2010 visitando con regularidad la página oficial en busca de una fecha en Valencia.

Finalmente esta llegó de la manera más insospechada. Recuerdo estar el martes 22 de este mes de noviembre en Facebook y entrar por casualidad en la página de Desconciertos de Verti. Cuál no sería mi sorpresa al ver que apenas dos días después iba a tener lugar un concierto privado justo en mi ciudad, pero también me entristecí al ver que las entradas las habían sorteado ya íntegramente.
Decepcionada (como hay alguna persona que puede atestiguar), así lo manifesté en Twitter:

Mi sorpresa aún fue mayor a la mañana siguiente, cuando abrí Twitter como cada mañana y me encontré con una respuesta a ese tuit. Una chica (@tania_328) había ganado una entrada doble y al no tener con quién ir, había buscado en Twitter alguien que tuviera ganas y no entrada. Quiso la casualidad que encontrara mi mensaje y, por ello, me ofreció ir con ella. La cara de emoción que se me puso al ver su respuesta fue solo comparable al grito que pegué (menos mal que estaba sola en casa). Inmediatamente, le contesté y me puse a buscar más información sobre el concierto. Era increíble, porque era cerca de mi casa, a buena hora y encima, jueves, por lo que al día siguiente no tenía clase hasta las 5 de la tarde. En cuanto llegó mi madre le conté la buena nueva entre grititos de emoción (puedo llegar a ser muy cursi y tonta si me pongo a ello).

Al día siguiente, me pasé todo el día nerviosísima y, según se acercaba la hora, fui dejando de ser capaz de hacer las cosas con un mínimo de coherencia. No me podía creer que mi sueño fuera a hacerse realidad. Al final salí de casa a las 6:30, pese a que había quedado con la chica a las 7:30 y desde mi casa solo hay media hora de camino a paso lento. No aguantaba más.
Cuando llegué a la sala (La 3), había ya mucha gente y me puse a hacer cola como mejor vi. No mucho después vino la chica y nos pusimos a hablar (todas las veces que le pude decir gracias era poco para el sentimiento de gratitud que experimentaba en esos momentos). A las 8:30, tras un buen rato de espera -los nervios en alza al estar oyendo los ensayos- y sin saber muy bien si estaría todo en orden, ni tan siquiera si estábamos en la parte buena de la cola, abrieron las puertas para los que tenían entrada VIP y nos confirmaron que la puerta de acceso era justo la que teníamos a nuestro lado. Aproximadamente media hora después entramos el resto.

Nada más entrar, ya la acogida fue agradable. Nos regalaron a cada uno de los asistentes una camiseta, que personalmente me gustó.
La camiseta con el logo de los Desconciertos
Como habíamos entrado de las primeras, pudimos estar muy cerca del escenario (fue una pseudo-primera fila, porque delante de nosotras solo había un hombre, y a mí ni me molestaba... era más bajo que yo). La sala se fue llenando poco a poco y yo aproveché para hacer unas fotos del escenario y de la cámara que iba a grabar el concierto a modo de prueba de configuración de foto.
Escenario preparado para Los Coronas
Una vez estuvo todo el mundo dentro comenzó el concierto. Los primeros en tocar fueron Los Coronas, un grupo madrileño de surf rock instrumental que animaron al personal con sus ritmos y sus ganas de darlo todo.
Los Coronas al completo
Tras más o menos media hora (no lo sabría decir con exactitud) llegó por fin Amaral. Se notó mucho en la sala que estábamos deseando tenerlos allí, la acogida fue calurosa y Eva fue agasajada con piropos por parte de los asistentes. En un primer momento, el dúo zaragozano se unió al quinteto madrileño y así tocaron  Flamenco (en la versión de Los Brincos) y Días de verano
En esos instantes, mi estado de felicidad era absoluto y apenas me podía contener las ganas de cantar. Aún así, aguanté bastante porque eran más fuertes las ganas de tener una buena grabación donde oyera la grandísima voz de Eva.
Después de las dos primeras canciones, continuaron Juan y Eva en solitario... ¡En acústico! Al escucharlos tan de cerca, solo puedo decir una cosa: los CDs no les hacen justicia, suenan mucho mejor en directo. De esta manera tocaron Hacia lo salvaje, Un día más, Montaña rusa, No sé qué hacer con mi vida, Esperando un resplandor y Cuando suba la marea.
Juan y Eva en un momento del acústico
Estas canciones las viví intensamente y las grabé como pude (soy tan lista que me llevé la tarjeta con menos capacidad de la cámara y me tocó recurrir también al móvil, aunque este último me sorprendió con una calidad superior a la de la cámara). Lo que estoy segura es de que las recordaré siempre, así como la ocasión en la que Eva cantó a capella y cuando tocó su armónica.

Por último, Los Coronas volvieron al escenario para interpretar junto a Amaral El universo sobre mí. Esta es una de las canciones del grupo que más recuerdos me traen y no pude evitar evocar alguno de ellos mientras oía cómo las palabras iban tomando forma e instalándose entre los allí presentes. Me encantó poder disfrutarla en directo (ya hubiera sido demasiado escuchar Sin ti no soy nada o Como hablar, pero en el fondo que no las tocaran no fue tan malo, no hubiera contenido la emoción y hubiera llorado).

Al acabar esta canción, los dos grupos hicieron amago de irse, pero ante la insistencia del público que no dudamos en pedir otra más volvieron, Los Coronas lanzaron una camiseta y nos deleitaron entre todos con Revolución, canción que incluyó un final alternativo en inglés. Cuando dieron por acabado el concierto, los integrantes de ambos conjuntos se unieron para agradecer al público la asistencia.
Los Coronas y Amaral
Así que, de esta manera, se despidieron definitivamente y salieron del escenario.  Eva recogió lo que los fans lanzaron (un peluche de un monito, un pañuelo y una rosa blanca, según vi) y dio el setlist y la letra de Flamenco a los que lo pidieron. Yo me quedé con el disco sin firmar, pero con un recuerdo indeleble en la memoria.

Mentiría si dijera ahora mismo que no estoy emocionada, porque al revivir con mis palabras todo lo que significó para mí he revivido también las sensaciones que produjo el poder hacer realidad este sueño. 
Debo agradecer esta experiencia por una parte a quien me dio la oportunidad de ir al concierto, y por otra, a quien me ha alegrado cada día con su música y ha hecho que encuentre una letra adecuada para cada estado de ánimo. Gracias, Tania y gracias, Amaral.

Podéis ver, si queréis, el concierto íntegro aquí.

Esto es todo por mi parte. Espero no haber aburrido a nadie demasiado con mis valoraciones nada objetivas.

Un saludo y hasta la próxima :)

6 comentarios:

  1. Un concierto nunca es objetivo. Es música, que nos da sensaciones y recuerdos, y eso no tiene nada de objetivo. Pero por lo que dices se nota que lo has pasado en grande, y eso es lo que busca el grupo al dar el concierto.
    Me alegro muchísimo de que lo hayas pasado bien, que te haya gustado la música en vivo y, sobre todo, que pudieras ir de esa manera... especial. Has tenido una suerte tremenda!

    Besos ^^

    ResponderEliminar
  2. Jopee San que guaay y que suerte! Me alegro mucho por tii, si veo que falta algo en el post, seria una foto tuya con la chica que te dió la oportunidad de cumplir tu sueño. Debió ser fantástico :)

    ResponderEliminar
  3. Sí, lo pasé realmente bien y noté cómo la música entraba directamente en contacto con mi sangre... ¡maravilloso!

    Muchas gracias, aún después de ir sigo sin poder creerme que haya tenido tanta suerte :)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Mmm... cierto, Sarah; gran fallo por mi parte, pero es que no nos hicimos ninguna foto :(

    Fue genial :)

    ResponderEliminar
  5. Fue un buen concierto, pues :) Oye, los vídeos son de calidad, geniales manita^^

    Me alegro muchísimo por ti, preciosa^^ Besazos!!

    ResponderEliminar
  6. Fue muy bueno, sí, manita.
    Gracias, me alegro de que te hayan gustado los vídeos, se hizo lo que se pudo.

    Mil besos :)

    ResponderEliminar